Tomalo Radio Show

El Vaticano está trabajando arduamente para erradicar la pedofilia, aseguran líderes católicos

Frente a los numerosos casos de abuso que se han encontrado dentro de la Iglesia Católica, varios funcionarios del organismo aseguran que el Vaticano está trabajando para acabar con este mal.

Sergio Mora, un destacado periodista vaticanista, estuvo en contacto recientemente con CNN Radio, para recalcar las declaraciones del Papa Francisco acerca de los abusos dentro de la iglesia.

De acuerdo con el periodista, el pontífice fue muy claro al hablar sobre este asunto, diciendo que es necesario denunciar los casos de pedofilia dentro de la Iglesia Católica.

«El Vaticano está haciendo muchísimo para que la pedofilia sea erradicada», aseguró el entrevistado desde RomaItalia, durante el programa Café con Pepe.

Según da a entender Mora, basándose en las palabras del Papa, la Santa Sede no está dispuesta a tolerar más encubrimientos, por lo que si es necesario que los cardenales u obispos sean encarcelados por sus actos, entonces debe hacerse.

«El secreto de confesión es un secreto profesional. Si una persona va y le dice a un sacerdote bajo confesión que comete algún delito, ese sacerdote no puede salir y llamar a la Policía. Entonces es un problema complicado porque al mismo tiempo el Papa pidió que cualquiera que sepa de situaciones de este tipo tiene la obligación moral de denunciar. Hay una especie de dificultad que es el secreto de confesión», dijo, tocando un punto importante.

Si bien considera que el secreto de confesión no se abolirá, si cree que se pueden establecer estrategias para tratar con estos casos.

Más adelante, Mora recalcó que la idea de destapar y sacar a la luz los casos de pedofilia dentro de la Iglesia Católica tuvo sus inicios con Benedicto XVI, antecesor de Francisco; pero que éste último fue el encargado de poner en marcha la tarea.

«Con Francisco se pisó el acelerador para un cambio profundo», recalcó el periodista vaticanista.

Claro está que en la actualidad, los casos de abusos sexuales dentro del catolicismo hacia menores se han dado a conocer de una manera alarmante, demostrando el nivel de perversión que existe entre el liderazgo de este organismo religioso.

Tal es el caso de lo que pasó hace poco con el informe de los índices de violaciones dentro de la Iglesia Católica de Francia, donde el total de víctimas sobrepasa los 250.000 desde 1950.

A pesar de esto, en todos los años que la iglesia ha estado funcionando, es hasta ahora, bajo el mandato del Papa Francisco, que realmente se le da importancia a esta terrible situación.

La comunidad católica espera que este mal pueda frenarse y abolirse, que los afectados reciban sanidad y ayuda y que los agresores puedan recibir lo que merecen según la ley.